VIDA SANA EN LA CORDILLERA: deporte y contacto con la naturaleza

folder_openNoticias
comment2 Comentarios

 

La actividad física es esencial en el desarrollo formativo de los más pequeños y si ésta la podemos realizar en un entorno natural privilegiado, mucho mejor. Así lo han entendido algunos establecimientos educacionales de las comunas que conforman nuestro circuito Araucanía Andina, propiciando espacios y actividades donde los alumnos realicen deporte en contacto directo con la naturaleza.

Pero no sólo eso, también el objetivo es que los niños conozcan la riqueza de nuestro entorno y de la gran responsabilidad que todos tenemos de preservarlo para las futuras generaciones. Es una excelente manera de involucrarlos desde la temprana edad a disfrutar de los paisajes con propiedad y sobretodo con un sentido de pertenencia y conservación del territorio.

   

Con esa idea, la escuela Alejo Tascón de Manzanar, ubicada en Curacautín, organizó recientemente una “Cicletada Familiar”, en la que participaron apoderados, estudiantes, docentes, quienes junto con realizar una actividad deportiva al aire libre pudieron maravillarse con el entorno de uno de nuestros atractivos imperdibles: el recorrido de 12 kilómetros de la Ciclovía que une Manzanar con Malalcahuello. La ruta, construida sobre el antiguo ramal ferroviario que unía Victoria con Lonquimay desde el año 1940 formaba parte del ferrocarril andino que pretendía unir Chile y Argentina. Cruza túneles, bosques de araucarias y escoriales volcánicos, pero además ofrece espectaculares vistas del volcán Lonquimay.

La escuela Osvaldo Fuentes Barrera también ha estado promoviendo entre su comunidad educativa el apego a la naturaleza. Con la misión de poner en valor el patrimonio geológico, la flora y fauna, la educación en ciencias y el conocimiento del entorno natural y cultural que nos rodea, alumnos de primero, segundo y tercero básico realizaron hace algunos días una actividad denominada “Cruzando el Túnel Las Raíces”. En esta actividad pudieron recorrer sus lugares cercanos, la localidad Sierra Nevada, la Ciclovía, el Salto de la Princesa, el volcán Lonquimay y el sector de Piedra Santa.

Ambas experiencias educativas sirven para ejemplificar el trabajo que se está realizando en pos de fomentar la actividad física de los más pequeños en espacios con gran valor natural, cultural y patrimonial. Porque en definitiva aquí lo que importa es que ellos se vayan involucrando cada vez más con su entorno, sus costumbres, sus raíces, su tierra. Ojalá muchos más establecimientos educacionales de la Araucanía y el país se atrevan a organizar caminatas, cicletadas y excursiones para fomentar en nuestros estudiantes el apego a este invaluable territorio cordillerano.

 

 

 

 

Contenidos relacionados

2 Comentarios.

Menú