Humedales en la cordillera: Su importante función en el ecosistema

folder_openNoticias

El pasado 2 de febrero se conmemoró el Día Mundial de los Humedales, que cada año se celebra en la fecha que se adoptó la Convención sobre los Humedales, el 2 de febrero de 1971.

Los humedales son áreas terrestres que están saturadas o inundadas de agua de manera permanente o estacional, los que podemos encontrar en marismas, charcas, lagos, ríos, llanuras de inundación y pantanos.

Estas cuencas son fuente de agua dulce, por lo que destacan por su contribución a la cantidad y calidad de ésta para nuestro planeta, además son fundamentales para el desarrollo de la vida salvaje y humana. 

Tienen múltiples funciones, entre ellas regular el ciclo del agua y del clima, mantener la biodiversidad, controlar las inundaciones, ser un almacén natural de carbono y dar hogar a miles de aves, por lo que son indispensables para el desarrollo de la vida, lo que hace obligatorio cuidarlos con extrema preocupación, en especial por su fragilidad y alta vulnerabilidad. 

En estos tiempos en que estamos viviendo una crisis de agua dulce, ya que se está utilizando más agua de la que se puede reponer, se hace más indispensable que nunca cuidar estos lugares vitales. 

En la Araucanía Andina encontramos una gran cantidad de humedales, como ríos, lagos y lagunas, rodeados por la fauna y flora nativa, que convierten a estos lugares en algo único para admirar. 

Uno de ellos es la Laguna Captrén, ubicada en el acceso norte del Parque Nacional Conguillío por Curacautín. Aquí los visitantes se sorprenden por las decenas de árboles sumergidos bajo el agua, que pueden ser apreciados con facilidad.

Este humedal es un santuario de aves, donde se puede practicar el Birdwatching, ya que son diversas las especies que hacen una parada en este lugar durante su período de migración. 

Lugar imperdible por sus aguas de color verde, en contraste con los vestigios volcánicos y los frondosos bosques que la rodean. Existe la creencia popular de que la laguna puede cumplir deseos, por lo que no es de extrañar encontrar monedas en el fondo.

En el parque también se encuentra el Lago Conguillío, el que se originó como un estancamiento de aguas producido por las constantes erupciones del volcán Llaima, las aguas provenientes del deshielo de ese volcán y de la Sierra Nevada. En él también se pueden observar los antiguos árboles que en su momento quedaron bajo las aguas. 

Asimismo, en el Conguillío está ubicada la Laguna Arcoiris, la que se formó por el represamiento de aguas de un estero, producto de la lava proveniente del volcán Llaima, el gran escultor del paisaje de esta zona. 

Igualmente en este parque encontramos la Laguna Quililo o Verde, por su color de agua tan característico, desde donde nace el río Allipén, «arboleda sembrada» en mapudungún, que también corresponde a un humedal de la zona, y es el principal tributario del río Toltén, además drena un área que asciende a los 2.325 kilómetros cuadrados y su recorrido total alcanza un longitud de 108 kilómetros. Nace de la intersección de los ríos Truful Truful y el Zahuelhue, en la localidad de Melipeuco y Cautín.

Este río es importante para el riego de zonas agrícolas, así como también para calmar la sed de animales domésticos y de carga, además de sus habitantes. Por otro lado, también se disfruta de sus aguas para realizar deportes acuáticos. 

Aquí también está ubicado el río Truful Truful, que es uno de los cuatro que le da el nombre ancestral a la localidad de Melipeuco (Melipewunko: la junta de cuatro aguas), además su nombre proviene de la voz mapudungún, que es una onomatopeya relacionada al sonido del trayenko (cascada) de salto en salto. Es río tributario del río Allipén que, a su vez, es parte de la cuenca del río Toltén.

Nace en un ojo de agua originado por el drenaje subterráneo de la Laguna Verde, que escurre de norte a sur, las que provienen del glaciar de Sierra Nevada. 

En este río se originan grandes rápidos y saltos, como el salto Truful Truful, que es una de las principales atracciones turísticas del río, considerado patrimonio de la comuna y un lugar sagrado para la cultura ancestral mapuche, cuyas aguas además son consideradas medicinales en su estado natural. Asimismo, es un lugar de gran importancia ecológica, marcado por un ecosistema donde conviven aves silvestres como patos correntinos, mamíferos como el Huillin, flora nativa y sitios de interés geológico. 

Por otro lado, en la Reserva Nacional Malalcahuello, también encontramos humedales en lagos, lagunas y ríos, como la Laguna Escorial o Lolco, que se originó tras la erupción del cráter Navidad, donde la lava se fusionó con el bosque. Producto de los diferentes minerales provenientes del volcán, esta laguna tiene colores maravillosos, que sorprenden a todo aquel que la visita. 

Aquí también se ubica el río Cautín, con un paisaje único inserto en el Geoparque Kültralkura, en donde se puede disfrutar del avistamiento de aves y de fauna y flora nativas.

Estos lugares son fundamentales para el ecosistema, donde los ambientes acuáticos se unen con los terrestres y forman ambientes de transición que poseen características de ambos, además de las particulares, lo que permite el desarrollo de diversos hábitats que albergan numerosas especies. 

Los que encontramos en la zona son importantes, ya que forman riberas de abundante vegetación, lo que ayuda a la absorción de agua y nutrientes, los que favorecen la presencia de insectos, algas, peces y otros pequeños vertebrados, que constituyen la base para el establecimiento de otras especies animales como las aves, que son las más visibles y llamativas de estos sistemas, así como también fundamentales para el ser humano, por lo que debemos cuidarlos y respetarlos.

Fotografías Parque Nacional Conquillío
@gabrielbecerrar

Tags: , , , , , ,

Contenidos relacionados

Menú