Gastronomía en la Araucanía Andina: La conexión con lo natural y los sabores de la tierra

folder_openNoticias

En la Araucanía Andina una de las cosas que la caracteriza, además de por su paisaje y la cantidad de deportes que se pueden realizar, es su gastronomía. 

Aquí se puede degustar una cultura gastronómica rica en elementos locales, que dan vida a variadas preparaciones que harán que tus sentidos y tu paladar se conecten con el territorio.

En la zona hay diversas comunidades locales que realizan preparaciones típicas como pan amasado, tortillas de rescoldo con huevos de campo, sopaipillas, probar el merkén o el ají en alguna preparación, y todo hecho con el fruto de la Araucaria, el piñón o ngilliu en mapudungún. 

Con el piñón se pueden fabricar harinas, café y otras especialidades como las nombradas más arriba, que le entregan un sabor único y especial a las preparaciones típicas. 

La comida mapuche sigue un camino ancestral, con una alimentación más natural, hecha de productos orgánicos con alto valor nutricional, como el “catuto” (galletas de trigo blando), “digüeñes”, hongos comestibles que crecen en los robles, y el “muday”, bebida alcohólica hecha mediante la fermentación de granos de cereales como maíz o trigo. 

Las diferentes especies de hongos comestibles han sido descritas como fundamentales en la alimentación de los pueblos originarios del sur de Chile y el pueblo mapuche en la Araucanía no es la excepción.

Aquí también se puede obtener el “changle”, que es un hongo comestible y los “gargales”, que son de aroma almendrado y utilizados por los pueblos originarios por su valor nutritivo y medicinal. 

Además de poder probar estas tortillas de rescoldo, sopaipillas, empanadas, pan amasado, de la zona en cualquier lugar en el camino, con característicos letreros de gente de la zona que vende sus productos a un costado de la carretera, también encontramos una  gran variedad de restaurantes, con preparaciones típicas, pero también gourmet. 

Como el restaurant Nativa Malalcahuello, ubicado en esa villa, dentro de la Reserva de la Biosfera Araucarias, cerca de los volcanes Lonquimay, Tolhuaca, Sierra Nevada y Llaima, además de ríos, lagos y bosques nativos.

Ubicado en el kilómetro 87 de la ruta 181, se puede degustar su carta con una amplia variedad de pizzas, ensaladas, pastas originarias y postres con elementos de la zona. Ellos fueron ganadores del premio Travellers’ Choice 2020.

En este mismo camino que une Victoria y Curacautín, en el kilómetro 24 encontramos el restaurante Yucatan, que se caracteriza por su asado patagón y su bebida natural kombucha.

Por otro lado, en pleno centro de Lonquimay, frente a la Plaza de Armas, encontramos el restaurante “Donde Juancho”, de sabores locales y tradición chilena, con conectividad a Malalcahuello – Nalcas, la Reserva Alto Bío Bío, Liucura, Parque Nacional Conguillío, Lago Icalma y Galletué, Ranquilia y Troyo.

Su gastronomía a la carta se especializa en comidas típicas chilenas, en braseros de variadas carnes, como también en pastelería y una gran variedad en churrascos y sándwich, además este año incorporaron servicio de delivery en la ciudad de Lonquimay, para brindar una mayor seguridad y comodidad.

El restaurante, que está dentro de la Hostería del mismo nombre, posee una capacidad para 60 personas en su interior y 30 personas en su terraza.

Mientras que las Termas de Manzanar, ubicadas en Curacautín, en el kilómetro 83 de la ruta 181, y las Termas Malleco, en el kilómetro 33 de esta misma ruta, cuentan con un restaurante y cafetería con una distinguida gastronomía de la Patagonia Andina.

Por otro lado, algunos emprendimientos que ofrecen productos de la zona son por ejemplo el «Almacén y Amasandería KÜMEY KOFKE», una panadería ubicada en Melipeuco, con una gran oferta de diferentes tipos de pan, además de variadas preparaciones como queques, kuchen, alfajores, palmeras, cachitos, pasteles y tortas.

En Curacautín encontramos a Mateo Barnett, con su emprendimiento “El canasto del Gringo”, donde ofrece una gran variedad de panes y pies, y cuenta con una atención online.

Y si hablamos de gastronomía mapuche y emprendimientos familiares, nos encontramos con la familia Nahuelcura Dominhual, en la comuna de Lonquimay, con su «Ruka Epu Pewen», en donde es posible sentir la conexión de la tierra y las costumbres pehuenches, donde la señora Olga y don Gerónimo, ofrecen servicios de alimentación típicos como asados de chivo y cordero, matetún, charlas culturales y artesanía.

Aquí también, en el acceso al Batea Mahuida, está ubicada la «Ruka Mahuida», de Matilde Domihual Catrileo, con servicios gastronómicos en base al piñón, fruto de la Araucaria. 

Ya en Cruzaco, la familia Nahuelcura Cañumir, en «Kochi kofke», ofrece un hospedaje con experiencia cultural, además de un exquisito asado de Chivo.

Todas experiencias para disfrutar, con el goce de una buena comida, deleitando el paladar, pero además conectando con la naturaleza, en paisajes de una belleza inigualable.

Porque la Araucanía Andina es más que solo un paisaje para admirar, es experiencia en todo su ser, con deporte, gastronomía, naturaleza, y conocimientos ancestrales, para valorar lo que un día fue y que llevó a ser lo que es hoy, un lugar lleno de historia.

Fotografías @gabrielbecerrar

Tags: , , , , , , , , ,

Contenidos relacionados

Menú