Cada estación, un parque diferente: La primavera se acerca a la Araucanía Andina y a sus bosques nativos

folder_openNoticias

A pocos días de que comience la primavera en nuestro país, ya se comienza a sentir un aire más cálido, con temperaturas más agradables tanto para nosotros como para la naturaleza que nos rodea. Con la llegada de la nueva estación comienza a florecer nuestra vegetación y se vuelve una época del año maravillosa para apreciar nuestros paisajes y las bondades que la Araucanía Andina nos ofrece.

Y como los días mejoran se puede aprovechar de recorrer los Parques Nacionales y Reservas, que ya están recibiendo público para recorrer sus hermosos senderos y conectarse con la naturaleza después de tanto tiempo.

En esta época los colores comienzan a intensificarse, y empieza el renacer de la naturaleza, con sus verdes bosques que rodean estos imperdibles destinos, donde la flora nativa de la Araucanía Andina toma protagonismo, siendo de características inigualables que hace único a este destino.

Dentro de nuestra flora y la protagonista de la zona es la Araucaria, con troncos de corteza gruesa y resquebrajada, y ramas concentradas en la copa con hojas anchas y rígidas. Esta especie milenaria y sagrada para el pueblo mapuche es endémica de Chile y algunos de sus ejemplares llegan hasta casi los dos mil años de antigüedad y 50 metros de altura.

Como es el caso de la Araucaria madre o Pewén milenario, ubicada en el Parque Nacional Conguillío, que tiene 1800 años, una altura de 50 metros y un diámetro de 2,20 metros, un gigante “con los pies en la tierra y los brazos buscando el cielo”.

La zona se caracteriza por los grandes bosques de Araucarias Araucanas, estos gigantes milenarios que durante la temporada de invierno se cubren de nieve, mientras que en primavera sacan todo su esplendor y se pueden apreciar sus grandes hojas y frutos.

Estos árboles son los que le entregan un aspecto tan particular al Parque Nacional Conguillío, que lo vuelven tan especial, convirtiéndolo es un destino obligado cuando uno visita la región, el que se encuentra con sus puertas totalmente abiertas para recorrer sus senderos únicos y aprovechar lo último que queda de nieve, como algunos dicen la mejor temporada para disfrutar de ella.

En estos bosques también encontramos la Lenga, que puede crecer hasta 40 mts de altura y está presente en las partes altas de los senderos, asociadas con las Araucarias. Tiene hojas caducas, con estructura redondeada de borde almenado-aserrado. Estos árboles son importantes en el territorio ya que albergan poblaciones de Carpinteros negros que se alimentan de las larvas de los troncos maduros.

Los Ñirres, árbol nativo de la zona, también se encuentran en las partes altas, generalmente en lugares sobre los 1800 msnm. Su madera se utiliza como leña en las veranadas, y los renovales sirven como alimentación para el ganado menor, así también para su cobijo y fabricación de corrales temporales.

Por otro lado, otro árbol típico del sector es el Coigüe, un árbol perenne,que alcanza los 40 metros de altura y un diámetro de hasta 4 metros. Su tronco es recto cilíndrico, de color gris uniforme con abundantes fisuras longitudinales. Sus hojas tienen forma lanceolada, con bordes aserrados.

Aquí también encontramos el Roble, árbol corpulento de tronco cilíndrico, que alcanza una altura de 30 mts con un diámetro de entre 1 y 3 metros. Su corteza es de color rojizo y muy gruesa, de la cual se desprenden capas delgadas y quebradizas. Su madera, de color blanco-amarillento es muy cotizada para la construcción y carpintería.

Otro árbol corpulento y resistente es el Raulí, que suele formar bosques puros, pero se mezclan con otras especies como el roble y el coigüe. Puede llegar a medir 40 mts de altura y un diámetro de 2 metros. Su tronco es de color gris oscuro y tiene un pequeño fruto que contiene tres pequeñas nueces de color marrón oscuro con alas blanquecinas. Su madera también es muy utilizada para cualquier tipo de construcción.

Un árbol pequeño de la zona y de gran valor para la cultura mapuche es el Radal, siempre verde y de corteza gris clara, llega a medir hasta 15 mts. de altura y 80 cm de diámetro. Posee grandes hojas brillantes con forma ovalada y borde aserrado. Sus flores son blanquecinas y aparecen desde agosto a diciembre, las cuales dan paso al fruto que es un folículo casi leñoso de negro a grisáceo.

Es por excelencia utilizado para la construcción de ramadas en las ceremonias del Nguillatún, utilizado en el teñido de lanas ya sea ocupando sus hojas o su corteza. Además, es conocido como remedio natural para el combate del resfrío, la tos, la bronquitis crónica y el asma.

Tratándose de plantas nativas, encontramos el Chilco o Fuchsia Magallánica, que crece en lugares húmedos como quebradas, vertientes y riveras de cursos de agua. Sus flores son en forma de campanita delgadas y duraderas, y tiene variados beneficios para la naturaleza. Se vuelve un alimento esencial para muchos de los animales que guardan abastecimiento para el invierno, como picaflores y abejas.

Además, es una planta nativa comestible que tiene diversos beneficios para la salud. Sus flores y hojas son utilizadas como infusiones medicinales reparadoras de la sangre, dolencias menstruales y renales entre otras. En la cultura mapuche, las machi utilizan sus flores para hacer infusiones diuréticas.

En primavera también comienzan a florecer los Lupinos en flor, sobre todo en la ciclovía Manzanar-Malalcahuello construida sobre el antiguo ramal ferroviario. El lupino es una planta que se caracteriza por tener unas hojas muy decorativas y sus flores emergen de diferentes espigas que tiene la planta.

Toda esta flora nativa se encuentra en los distintos bosques de la Araucanía Andina, en parques como el Parque Nacional Conguíllio, en la reserva Nacional Malalcahuello-Nalcas, en el Geoparque Kültralkura, en los diversos parajes que ya están aptos para tu visita.

De hecho  un trekking que te introduce a los bosques milenarios y la flora nativa de la zona es el sendero Sierra colorado, en la reserva Malalcahuello-Nalcas, donde podrás admirar y fotografiar la vegetación. El recorrido consta de 4 kilómetros, con una dificultad media y un guía que realizará la interpretación natural. Si quieres más detalles del recorrido puedes revisar el siguiente link. http://www.malalcahuellochile.cl/sierra-colorado

Es como dicen, “cada estación es un parque diferente”, donde la primavera le da el verdor y los colores intensos a una naturaleza indómita que emerge desde las grandes alturas.

Fotografías cortesía de @gabrielbecerrar

Tags: , , , , , , ,

Contenidos relacionados

Menú